¡Hola! Mira, yo tenía el mismo problema que tú, sobre todo los primeros meses, y sobre todo en la primera toma de la mañana, porque mi niña no se despertaba de noche y por las mañanas yo amanecía con los pechos repletos, y a veces, hasta mojaba la cama. Claro, la pobrecilla al mamar se atragantaba, porque salía literalmente un chorro. Al ratito se le pasaba, en cuanto la leche salía normal.

Entonces yo lo que hacía (y nunca más tuve problemas) era sacarme leche antes de la primera toma. Llenaba un biberón entero, y luego le daba el pecho a mi bebé. Siempre había leche, así que no tienes que preocuparte (a veces pensamos que por sacarnos leche luego no va a haber para el bebé, pero siempre hay). No me hizo falta cambiar de postura, ni nada de eso.

A partir de los 6-7 meses mi niña ya no se atragantaba tanto (maduran más, van aprendiendo), pero yo seguía haciendo lo mismo. Con la leche que me extraía me hice un banquito envidiable, y además, la utilizaba para mezclarla con los cereales cuando empezó la AC.

Así que no te preocupes, es algo normal y pronto encontrarás la manera que mejor te vaya a ti para solucionarlo. ¡Un abrazo!